¿Quieres hacer de la cocina tu futuro empleo?

Suscríbete y recibe nuestra serie de formación gratuita

Estos datos serán tratados por Carlos Reinel Bohórquez Novoa como responsable de la web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y elimnación en hola@cookstorming.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Lo que nadie te ha contado sobre la profesión de cocinero

Llevo bastante tiempo queriendo escribir sobre el perfil del cocinero, sobre lo que escucho de sus bocas y veo en sus actitudes, en sus caras y en su carácter.

Los cocineros de vocación son personas especiales, diferentes, sacrificadas y curiosas. Por ello no todo el mundo sirve para formar parte de esta profesión y para que no te pille desprevenido si estás pensando dedicarte a ello, el post de hoy es crudo y directo. Sólo para ti.

PROFESION DE COCINERO

15 cosas que nadie te ha contado sobre la profesión de cocinero

 

1. Tu plato preferido pasará a ser algo así como las lentejas, el cocido o un pucherito. Nada de esferificaciones, ni pescados a baja temperatura. Nada de alimentos premium ni de ingredientes de moda. Querrás sentarte con tranquilidad a disfrutar del cuchareo calentito y sustancioso que pocas veces puedes comer. Conozco cocineros que celebran el año nuevo comiendo lentejas (y no, no son italianos ni siguen ninguna tradición).

 

2. Coleccionarás cicatrices. Di adiós a tus manos de pianista. Tendrás las manos marcadas por cortes y quemaduras y los brazos sellados de bandejas de horno calientes mal colocadas.

 

3. Te obsesionarás con tus cuchillos y te los llevarás allá donde vayas. Será raro que los dejes en manos de cualquier afilador y pese a lo viejos que estén no cocinarás igual sin ellos. Serán una prolongación de ti mismo.

 

4. Los domingos desaparecen de tu calendario. Tus domingos pasan a llamarse lunes y te desesperará que tus amigos no cocineros no puedan unirse a tus planes. Incluso puedes que llegues a casarte un lunes (como hicimos nosotros, era la única forma de que nuestros amigos cocineros pudieran venir).

 

5. Consecuencia del punto anterior junto con tu cansancio harán que reduzca tu vida social. Tus compañeros de trabajo (a veces odiados) pasarán a ser tu nueva familia.

 

6. Cambiará tu peso. Esto es algo que siempre pasa. Engordarás o adelgazarás, pero siempre se cambia de peso. Misterios culinarios.

 

7. No volverás a tener horas muertas en el trabajo. Desde que llegas a la cocina vas a contrarreloj. Hacer la producción, preparar la mise en plâce, comienza el servicio (tres horas a tope), recoge, limpia,envasa, prepara lo urgente para el siguiente servicio y deja lista la hoja de ruta para ti o tu compañero del siguiente turno. Y vuelta a empezar. No pararás (y llegarás a sentirte mal si lo haces).

 

8. Odiarás a los camareros sobre todas las cosas. Esto es todo un clásico. La crispación entre cocineros y camareros es algo así como la rivalidad entre el Sevilla y el Betis. Como cocinero te fastidiará muchísimo ver a los camareros fumando tranquilamente esperando que lleguen clientes mientras tú llevas dos horas a tope; te molestará enormemente que entren en la cocina diciendo “uff, qué calor hace hoy”, cuando además de los 40ºC que hace en la calle, tú estás dentro de un cubículo con freidoras, planchas y hornos y sin parar de correr y te fastidiará tremendamente que se quejen por la comida que has elaborado para personal, comida que has hecho haciendo un esfuerzo en tus horas de producción o incluso durante el servicio.

 

9. Pasarás de comer en gastrobares a comer en la tasca de barrio donde pongan carne con tomate, caracoles o espinacas con garbanzos. No te digo que no te des algún que otro homenaje en un estrella o en algún sitio de moda, pero normalmente te apetecerá mucho más un montaito de pringá. Recuerdo que cuando Ferrán Adriá visitaba Sevilla pedía que lo llevaran a comer pajaritos fritos. Fíjate.

 

10. Tu trabajo jamás terminará a la hora que firmas en tu contrato. Olvídate. Tu trabajo termina cuando no haya comensales (siempre llegará alguno a última hora y si ese día tienes prisa, mucho más) y cuando hayas terminado todo lo que describimos en el punto 7.

 

11. Tu mal humor será proporcional a los años que lleves trabajando en cocina. Vaaaaale, es normal. Tanta presión, muchas horas de trabajo, poco descanso…Sí que es cierto que durante las vacaciones eres una florecita de alhelí, todo amor.

 

12. Rara vez te felicitaran por tu trabajo. Piensa cuántas veces has felicitado al cocinero después de comer fantásticamente. Pocas, ¿verdad? Y seguro que más de uno se lo merecía. A diferencia de lo que piensas, la gente no suele alabar fácilmente. Si tienes estrella Michelín la gente sí se flipa y alaba lo imposible incluso, pero ese es otro tema. Lo cierto es que te harán salir de la cocina en pocas ocasiones y también es común que los comensales encarguen a un camarero que te feliciten y ésta nunca llegue a tus oídos.

 

13. Tendrás que tragarte tus opiniones y reproches una y otra vez frente a tu jefe de cocina, agachar la cabeza y desahogarte con un “oído”, sin más. Y así es como debe ser. Las discusiones o diferentes opiniones se dan, tras el servicio, con la cabeza fría y con calma.

 

14. Nadie querrá invitarte a comer a su casa por miedo a no saber qué hacerte o por miedo a tu crítica. También pasa que acabarás cocinando en todas las reuniones con la excusa de que no sabían con qué deleitarte. Gajes del oficio.

 

15.  Nadie entenderá por qué después de todo los puntos anteriores sigues amando tu trabajo. Asúmelo, eres un bicho raro.

 

Es posible que un tercio de los que comenzasteis a leer este post no haya llegado a leerlo hasta el final por pensar que le estaba amargando el día (sorry).

De los que habéis llegado hasta aquí tengo que deciros que sois bichos raros.

Los bichos raros que necesita la profesión de cocinero.

Una profesión que pese a ser estresante y exigente, es apasionante, viva, enriquecedora y que no dejará que te aburras.

Una profesión que harás que conozcas a mucha gente de todos sitios y condiciones, que te obligará a seguir leyendo y formándote y que te hará sentir muchos subidones de adrenalina y de satisfacción de un trabajo bien hecho que verás. aunque no te lo digan, en las caras de los comensales. Nada mejor que eso, nada mejor que hacer disfrutar a otro.

Así que si después de haberte detallado con crudeza (con toda la intención) la profesión de cocinero, no se te han quitado las ganas de serlo no lo dudes más. ¡Ahora sólo tienes que dar el paso!


¿Eres uno de esos bichos raros? ¿Te sorprende alguno de los puntos con los que describo la profesión de cocinero?


 

P.D. Por cierto, la apertura de inscripciones para formación profesional está muy cerca. Mientras puedes ver el programa formativo del nuevo curso: hemos ampliado horas prácticas y añadido temas para seguir mejorando. Puedes verlo todo aquí y si estás interesado apúntate ya a la lista de espera para que podamos enviarte de forma prioritaria toda la información en cuanto abramos las inscripciones.

PROFESION DE COCINERO

The following two tabs change content below.
Soy Vero Muñoz, la cabeza pensante de CookStorming. Nuestra misión es formar a futuros profesionales de la cocina mediante formación útil y eficaz, sin materias de relleno y con contenidos 100% aplicables a la vida laboral. Me encontrarás tras las redes sociales, el mail y, por supuesto, tras el blog de CookStorming,

4 Comentarios

  1. Toñi

    No está mal las críticas a la profesión se os ha olvidado algo, a todos los cocineros se nos va la pinza por momentos y alguno que otro necesita asistencia psicológica como mínimo. Pero si quieres que la gente se apunte poner algo bueno…. Como que te ahorras el gimnasio, fortaleces los músculos, sauna gratis, y mucho ahorro, pasamos tanto tiempo trabajando que no tenemos tiempo para gastar dinero, la vacaciones también son ahorrativas, son en temporada baja, sin agobio de turismo masificado y más económicas. Y en una reunión de amigos eres el alma de la fiesta, siempre está el que te empieza a preguntar que cual es la mejor forma de hacer algo y al final lo acabas haciendo tú contad de comer y todos te felicitan. Tiene sus ventajas. La gente alaba el trabajo del cocinero.
    Un saludo.

    Responder
    • Vero

      Buenas Toñi,
      Por supuesto que la profesión tiene muchísimas cosas buenas, hemos escrito otros muchos posts sobre ello. Como ves no somos una escuela cínica, no queremos alumnos que no sepan lo que les espera, que no sepan la parte negativa de la profesión. Creo que el post (sobre todo el final) lo deja claro.

      Un saludo.

      Responder
  2. Dayanara

    Hola vero! Yo soy estudiante de culinaria en USA, me encantan todos tus artículos pero sobretodo éste, me he reído mucho con algunos de los puntos que mencionas y quiero decirte que definitivamente SOY UN BICHO RARO.
    Gracias por tu excelente trabajo online, sigue así. Besos

    Responder
    • Vero

      Hola Dayanara!
      Guau, me encanta que nos sigas desde el otro lado del charco. Que te rías y que te autodefinas bicho raro es lo mejor que te puede pasar y lo mejor que le puede pasar al oficio. Estoy segura que serás una cocinera excelente 🙂
      Para cualquier cosa en la que te podamos ayudar, aquí estamos!
      Un abrazo y mil gracias por tus palabras.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad *

CookStorming te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Carlos Reinel Bohórquez Novoa como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@cookstorming.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: www.cookstorming.com, así como consultar mi política de privacidad.
close

¿Quieres convertirte en cocinero profesional?

Si siempre has querido ser cocinero y no has llegado a conseguirlo porque crees que es imposible... esto es para ti.