Qué Llevar De Comer Al Trabajo

Qué llevar de comer al trabajo

El Curso Profesional de Gastronomía está a puntito de empezar y este post es algo así como un «post-it» recordatorio. Como dice el refrán «en casa del herrero, cuchara de palo» y, en ocasiones, nos pasa. Acabamos comiendo rápido y mal o saliendo a comer cualquier cosa al bar de la esquina por falta de tiempo.

Así que este año, puedo prometer y prometo, que los tuppers serán nuestros mejores amigos. Buscando recetas fáciles, ricas y nutritivas que nos den toda la energy que necesitamos para todo lo que nos espera, he pensado que quizá estés en mi misma situación así que nada mejor que compartir intenciones para hacerlas más firmes.

QUÉ LLEVAR DE COMER AL TRABAJO

 

Como no quiero que ésto se quede en un propósito más de esos que se vuelven gaseosos a los tres días de comenzar, pondremos «normas» alcanzables y realistas. De nada sirve que me proponga comer los lunes centollo cuando sé que ni de coña tendré en casa ni lo compraré cada semana (ni cada 6 meses). Asi que venga, empezamos:

 

Lunes de legumbres

En casa los lunes es «tradición» comer legumbres, cualquiera. ¿Por qué? Pues porque el domingo por la tarde/noche, mientras organizamos la semana, mochilas del cole, pedidos a proveedores y demás, meto todos los ingredientes en una olla y en una horita, como mucho, tengo lista la comida del día siguiente.

¿Otra razón? Porque los lunes necesitamos más combustible para arrancar y para patear la pereza.

Algunas ideas de platos con legumbres: puchero, cocido de habas y guisantes, cocido de col y patatas, cocido de acelgas, cocido de calabaza y judías verdes, garbanzos con bacalao, fabes con almejas, alubias con chorizo, alubias con langostinos, lentejas con costilla, lentejas con curry y manzana, potaje de garbanzos y comino, etc.

Los martes, caña al horno

El lunes por la noche es crítico.

Llegamos reventados a casa, sin ganas de nada y nos esperan un montón de quehaceres obligatorios (sobre todo a los que somos papás o tenemos alguien a cargo). Lo normal es que pienses: «paso de meterme ahora en la cocina…ya si eso mañana me compro un sandwich en el bar de abajo». Pues te presento tu salvación para días perezosos: ¡el horno!

Para esas noches de cansancio extremo en las que pagarías por darle al «fwd» y estar ya en el sofá con todo hecho, mi gran aliado es el horno. Este es el esquema que sigo: Bandeja de horno delante, tabla, verduras a cascoporro, cortar todo en juliana o en rodajas, chorrito de aceite de oliva, sal, alguna especia, horno, lo programo para 20-25 minutos y me meto en la ducha. Cuando salgo tengo casi todo el trabajo hecho.

Con estas verduras hago milagros. ¿Quieres ideas?

  • Le mezclo tomate frito y romero y hago pisto, cuezo un huevo y comida completita
  • Bato huevos, mezclo con las verduras y me hago una súper tortilla que me encanta y que. si me queda algún trozo, tengo lista la cena
  • Hago filetes a la plancha y uso la verdurita como guarnición
  • Añado un bote de garbanzos cocidos en una sartén, pelín de curry, un poco de agua o leche evaporada y otro platazo de curry de garbanzos.
  • Añade en la bandeja de horno, a mitad de cocción, pechuga de pollo cortada en tiritas, añade al final salsa de tomate picante, un poco de queso rallado y te haces unas tortillas mexicanas

Los miércoles, guisoteo

Los miércoles vamos con un estofado o un guisito. El martes por la noche, un ratito cortando, todo a la olla y a fuego bajito mientras te duchas o mientras terminas de ver la serie a la que estás enganchado (todos estamos igual).

¿Ideas?

Carrillada con salsa de vino dulce, pollo en salsa, carne con tomate, estofado de patatas, marmitako, albóndigas en salsa, papas con chocos, espinacas con garbanzos, etc.

 

Los jueves, un poquito de relax

Estamos a mitad de la semana y todo ya da más pereza así que yo pienso tomarme un día de pasar de todo. Sí, pero comer hay que comer, ¿qué opciones tenemos?

– Volver a comer alguno de los platos que ya has elaborado los días anteriores

– Alguna receta de aprovechamiento con las «sobras» de la semana

 

¿Ideas?

Reaprovecha algunas sobras para hacerte un buen bocata gorumet. Puedes deshilachar la carne de las carrilladas si las hiciste, un poco de salsita y unos pepinillos agridulces, puedes hacerte un bocata-pizza con las verduras asadas, un poco de tomate frito, orégano, queso tierno y lo calientas en el trabajo para que funda. Seguro que hay muchas más opciones que se te ocurren para hacer un bocata distinto y poderoso con las sobras de los días anteriores.

¿Plan B? Una tortilla. Yo es que soy muy fan de las tortillas, me vas a perdonar. Las hago de las famosas verduras de la bandeja  (pimiento verde, pimiento rojo, zanahoria, cebolla y calabacín), las hago de shiitake o de champiñones, de calabacines y pimiento rojo, de brócoli, pimiento rojo y maíz, de espárragos verdes, de patatas – por supuesto – e incluso mi suegra las hace de arroz blanco cocido y están espectaculares.

Los viernes, arroz o pasta

Seguro que muchos queréis ideas de platos para llevar al trabajo frías o ideas de platos que no necesiten microondas. Pues bien, un buen aliado son las ensaladas de arroz o de pasta, por ejemplo.

¿Qué tenéis microondas en el trabajo y queréis comer calentito? Pues opciones con estos hidratos hay muchas, las más fáciles, son:

 

  • Pasta: pasta al pesto, pasta a la boloñesa, pasta con langostinos y ajito, pasta alla puttanesca o con atún, pimienta recién molida y un pelín de nata o leche evaporada (Esta receta de la pasta con atún era una de nuestras comidas recurrentes cuando eramos estudiantes y vivíamos en Buenos Aires).

  • Arroz: arroz basmati o thai con frutos secos, arroz integral con verduras (puedes usar las verduras asadas del lunes), arroz con pollo, arroz con gambas o arroz con setas o un salteado de arroz con verduras, pollo y gambas, por ejemplo.

Espero que te sea de utilidad.

Un abrazo,

Vero.

Compártelo

6 comentarios en “Qué llevar de comer al trabajo”

  1. Buenas! me he animado ya con algunas de las recetas, y están buenísimas!! Voy poco a poco porque estoy dando mis primeros pinitos en la cocina, y creo que voy a necesitar un poco de más especificaciones respecto a los tiempos y tamaños (Kg, litros…).
    Muchas gracias!

    1. ¡Qué bien María! Me alegro mucho. En cuanto a los tiempos depende mucho de cómo sea tu cocina y del tamaño de los alimentos. Es preferible aprender a cocinar probando que con tiempos. De todos modos cualquier duda que tengas, aquí estamos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *