Tarta De Queso Americana

La Auténtica N.Y. Cheesecake

La receta de la tarta de queso viene a ser algo así como la receta de las croquetas. No me refiero a los ingredientes sino al secretismo, a la perfección, la receta verdadera.

¿Te cuento un secreto? La auténtica receta de la N.Y. Cheesecake y de las croquetas no existen, son los padres.

Cada maestrillo tiene su librillo y ahí está la gracia de la cocina.

Esta es la receta de Carlos, la que más nos gusta, la que preparó para mi cumple y con la que nos chupamos los dedos. Ahí va:

Auténtica Cheesecake

 

Receta de la N.Y. CheeseCake

1. Precalentar el horno a 150ºC

2. Triturar las galletas. Triturar las almendras. Mezclar. Añadir la mantequilla a temperatura ambiente, mezclando muy bien con las manos hasta conseguir una masa parecida a arena mojada. En un molde desmontable (muy importante) untado de mantequilla, distribuye la masa de galleta presionando bien hasta conseguir una base homogénea. Mételo en el congelador para que vaya cogiendo consistencia mientras sigues cocinando.

3. Coge una bandeja con agua y métela al horno mientras preparas el relleno.

4. Bate los huevos a mano, añade la leche condensada, la nata y la esencia de vainilla y remueve bien.

5. Añade el queso Philadelphia y mezcla hasta que no haya grumos.

NOTA: No mezcles en exceso. El relleno no debe coger aire porque se hace más quebradizo y se rompe.

6. Saca la base del congelador y cubre todo con el relleno.

7. Forra el molde con papel film hasta cubrir todo menos la parte superior y después repetir, esta vez, con papel aluminio para que no se moje la tarta en el baño María.

8. Comprueba que el agua de la bandeja cubre la mitad del molde y ésta no se ha evaporado.

9. Hornea 10 minutos a 200ºC y 30 minutos a 90ºC. Comprueba que al mover la tarta tiene la textura de un flan. Un truquito para saber si está bien cocinado, es introducir la punta de un cuchillo o un palillo en el centro de la tarta, si sale limpio es que está lista, si sale con masa pegada es que aún le falta un poco.  Deja la cheesecake varias horas dentro del horno apagado sin abrir la puerta en ningún momento (así evitaremos que se desinfle la tarta) y cuando llegue a temperatura ambiente, métela en el frigorífico hasta que esté totalmente fría. Ésta es la típica tarta que está más buena de un día para otro (lo siento, impacientes)

10. Vamos por la cobertura de frambuesa. Hidrata la hoja de gelatina en un vaso de agua fría durante 5 minutos.

11. Calienta las frambuesas limpias con el zumo de limón y el azúcar en un cazo. Remueve constantemente y tritura la mezcla. Cuela la salsa para evitar las pepitas.

12. Con la salsa caliente, incorpora la gelatina escurrida y remueve hasta que se disuelva.

13. (Sí, 13, ni mala suerte ni ná) Vierte la salsa de frambuesa sobre la tarta y métela de nuevo a la nevera hasta que llegue el momentazo de comerla.

Tarta auténtica de queso


¿Te atreves a hacer nuestra versión de la CheeseCake? ¡Me encantaría ver una foto del resultado!

Compártelo

2 comentarios en “La Auténtica N.Y. Cheesecake”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *